Centro del Libro de Aragón > Publicaciones > Acta Curiarum Regni Aragonum, tomo XIV. Cortes del reinado Fernando II/2

Acta Curiarum Regni Aragonum, tomo XIV. Cortes del reinado Fernando II/2

2024.

428 páginas.

21

x 25.8 cms.

Libro

ISBN: 978-84-8380-486-5

: Tomo XIV, 4 vol.

Carlos Laliena Corbera

José Ángel Sesma Muñoz

En el viejo reino de Aragón calaron con fuerza los nuevos conceptos que transformaban las ideas políticas y sociales del mundo occidental. La presencia de formas de poder compartido que rodearon a su primera dinastía y la fortaleza de las tempranas manifestaciones de un espíritu comunitario en el seno de la joven sociedad aragonesa, abrieron la posibilidad de hablar de «communitas regni» y de «utilitas regni», precisamente cuando el recuperado derecho romano comenzaba a difundir principios como 2qquod omnes tangit ab omnibus approbetur».

El aparato estatal que hace ya un milenio empezó a crearse en torno al rey de Aragón se orientó hacia el establecimiento de un órgano de consejo, la Curia, en el que la conciencia de colectividad, de pertenencia a un conjunto humano con vivencias y proyectos compartidos, fue llevando a todos los súbditos a considerar el territorio como una patria común y a ellos a convertirse en compatriotas.
La potencia del movimiento urbano y la dinámica de la producción campesina, rompieron el monopolio del grupo nobiliar y cuando en el siglo XIII se estableció un sisitema de representatividad, se hizo sentando en la misma sala y con similares atribuciones y capacidades a eclesiásticos, magnates, caballeros e infanzones y hombres de las ciudades, villas y comunidads de aldeas, los cuatro estamentos o brazos en que se consideraba dividida su sociedad. Este conjunto fue llamado «General de Aragón» por representar a todo el reino y poder hablar en nombre de todos.

El «General», cuando este reunido y presidido por el monarca, formará las Cortes que, aunque todavía de forma imperfecta, constituyen el primer órgano de participación en la toma de dicisiones y la expresión de soberanía compartida. Allí, el rey , aceptado como señor natural, deja de ser señor feudal y se convierte en «cabeza» de una formula de gobierno que engloba la voluntad y los recursos de todos. El campo de juego político quedaba marcado y las reglas aprobadas; lo que pasará después, en los siglos siguientes, dependerá de las sucesivas generaciones.

Y lo que pasó efue la historia de Aragón y nos quedan testimonios abundantes de ello en las actas oficiales de las reuniones, una larga serie hasta comienzos del siglo XVI, convocadas por los sucesivos reyes para que los aragoneses, ellos solos o junto a los representantes de los demás estados de la corona, prestaran al rey consejo, favor y ayuda en la toma de decisiones que en cada ocasión les parecieran más convenientes para todos y sancionaran con su acuerdo la política emprendida por la monarquía y sus funcionarios.

El Grupo de Investigación CEMA de la Universidad de Zaragoza inició en 2006 la edición de las actas de las reuniones y de la documentación fundamental emanada de la actividad parlamentaria de Aragón y de la Corona en la Edad Media. Conforman una colección llamada Acta Curiarum Regni Aragonum. El proyecto está coordinado por los catedráticos José Ángel Sesma Muñoz y Carlos Laliena Corbera.