Centro del Libro de Aragón > Las PUZ reeditan ‘Concierto al atardecer’ del ‘prisionero’ Ildefonso—Manuel Gil
02
MAY23

Las PUZ reeditan ‘Concierto al atardecer’ del ‘prisionero’ Ildefonso—Manuel Gil

La novela, recuperada a los 20 años de su muerte, recrea su cautividad en Teruel.

Ildefonso»Manuel Gil (Paniza, Zaragoza, l912—Zaragoza. 2003) jamás se pudo olvidar de la Guerra Civil y en concreto de algo que le alimentó el sueño de pesadillas: aquellos meses que pasó encerrado en el Seminario de Teruel desde julio de 1936 a abril de 1937 sin saber en qué momento lo sacarían para ser ejecutado, como a tantos otros que eran sorprendidos durante la noche. A aquella experiencia le dedicó recuerdos en prosa y verso, y especialmente, de entrada, uno de sus grandes poemarios: “Homenaje a Goya“. que le publícó Pórtico e111946. De aquel libro, escrito en clave simbólica, recordaba que algunos poemas los redactó en la cárcel y contó que habían vivido una aventura inverosímil. Y también les rindió homenaje a los compañeros de prisión en el poema ‘A vosotros’ del libro “De persona a persona’ (1975).
Pero la gran evocación de aquella vivencia en el infierno fue la novela “Concierto al atardecer”, que publicó Ramón Acín en el sello Crónicas del Alba del Gobiemo de Aragón en 1992. Ildefonso—Manuel Gil escribió en una ocasión: Durante muchos años tuve una pesadilla casi cada noche. Me llevaban al paredón y a veces iba muerto de miedo, otras con dignidad. La pesadilla recordaba la realidad de lo que fueron mis sentimientos mientras estuve en la cárcel.
Ahora, cuando se cumplen 20 años de la muerte del autor de “Por no decir adiós“ o “Pueblonuevo», que fue director de la Institución “Fernando el Católico”, uno de sus grandes estudiosos, Manuel Hernández Martínez, publíca en la colección Lammbe una edición anotada de “Concierto al atardecer“ (PUZ). La introducción es meticulosa, ronda las 130 páginas y el profesor desmenuza la novela, la ubica en el contexto
de la biografía del autor (que perteneció a la llamada Generación del 36), recuerda la intensa y candente experiencia de la poesía en la cárcel, analiza en libro en relación con otros autores que narraron la contienda —Max Aub, Agustín de Foxá, Arturo Barea, Manuel Andújar y Francisco Ayala, dos de los grandes amigos de Ildefonso, y el propio Ramón J. Sender y aborda desde dentro y desde su protagonista Alonso
Gal, la propia materia novelesca.

heraldo.es

Antón castro