Castillo de Perarrúa

Portada > Bienes > Bienes inmuebles > Castillo de Perarrúa
Castillo de Perarrúa

Contacto

Ayuntamiento de Perarrúa

Calle Mayor, s/n. 22460 Perarrúa (Huesca)

974540277

ayuntamiento@perarrua.es

Enlaces relacionados

El castillo de Perarrúa es visible desde varios  kilómetros de distancia y se alza sobre un expectacular promontorio rocoso, al borde de un precipicio en lo alto de la población, a la orilla derecha del río Esera.
Se accede a él por una pista de tierra que arranca desde el pueblo, y se llega sin dificultal a su único flanco expugnable.

El pueblo primitivo se asentaba en el Mon, que posteriormente pasó a convertirse en aldea de Perarrúa, por ello algunos lo conocen como el castillo del Mon o de San Clemente por la ermita que forma conjunto con la fortaleza. El castillo data del siglo X, dados los restos encontrados en sus alrededores, aunque su referencia documental más antigua data de 1020, cuando Sancho el Mayor entró en la Ribagorza.

Se conocen los nombres de diferentes propietarios de 1049 a 1137, como Sancho Aznárez, Ramón Amat, Eneco Ximenones, Sancho de Petra Rubea… entre otros. Fue en 1049, cuando su tenente Suñer Jozfred, realizó obras de fortificación por mandato del rey. En 1253, Berenguer de Erill cedió Perarrúa a sus sobrinos Sibila y Ramón de Moncada, a cambio de Albalate de Cinca. En 1314 el infante Don Alfono prestó juramento a Jaime II por el castillo y en 1381 la villa pertenecía al condado de Ribagorza.

Este castillo consta, como la mayoría de las fortificaciones de la zona, de la torre junto a la ermita de San Cemente, y está rodeado por una muralla muy rebajada en altura en la actualidad. Al conjunto se accede por un camino empedrado que lleva a la puerta de ingreso al recinto, situada bajo un torreón de planta cuadrada cubierto por bóveda de medio cañon del cual todavía se conserva la puerta.

Un vez en el recinto nos encontramos con un pequeño patio enfrente de la iglesia, con entrada bajo arco abovedado y puerta de medio punto, sobre la que se alza la torre campanario, robusta y de considerable altura, que tuvo misiones defensivas, en este patio se conservan dos aljibes excavados en roca.

La torre del castillo es de planta  troncocónica con obra de sillarejo de gran espesor, de la que actualmente sólo conserva una mitad partida verticalmente en dos. Se componía de cuatro plantas interiores, con la puerta de ingreso, en arco de medio punto, situada a la altura del primer piso, la segunda y tercera planta presentan  ventanas semicirculares de las que quedan importantes restos. No puede definirse como sería su remate, aunque a finales del siglo XX todavía se conservaban los arranques de la bóveda.

Historia

Declaración. XXI

Bibliografía relacionada

http://patrimonioculturaldearagon.esCABAÑAS BOYANO, AURELIO.

Aragón, una tierra de castillos,

El Periódico de Aragón, Zaragoza, 1999..

http://patrimonioculturaldearagon.esGUITART APARICIO, CRISTÓBAL.

Castillos de Aragón,

Librería General, Zaragoza, 1976..

Share this