Agenda

Portada > Agenda > Exposición: “La resurreción de Jaime Serra. La restauración del retablo de la Resurrección del Monasterio de Canonesas del Santo Sepulcro de Zaragoza 1381-1382”

Exposición: «La resurreción de Jaime Serra. La restauración del retablo de la Resurrección del Monasterio de Canonesas del Santo Sepulcro de Zaragoza 1381-1382»

03
OCT12

En el Museo de Zaragoza

Museos y centros
Exposición

Enlaces relacionados

El Museo de Zaragoza inaugura la exposición «La resurrección de Jaime Serra. La restauración del retablo de la Resurrección del Monasterio de Canonesas del Santo Sepulcro de Zaragoza, 1381-1382», el próximo miércoles, día 3 de octubre a las 12:30 horas.

El retablo de la Resurrección del Santo Sepulcro fue realizado por el pintor Jaime Serra hacia 1381-1382. Ejecutado al temple sobre tabla, pertenece al estilo italogótico, inspirado en los modelos creados por los pintores sieneses Simona Martino, Lipoo Memmi, Ambrosio y Pietro Lorenzetti, entre otros.

La obra se hizo por mandato de fray Martín de Alpartil, canónigo de la orden del Santo Sepulcro de Jerusalén, comendador de Nuévalos y Torralba y tesorero del arzobispo de Zaragoza don Lópe Fernández de Luna (1352-1382).

Esta obra de Jaime Sierra supone un perfecto ejemplo de la producción de su época de madurez como pintor, cuando ya había iniciado su etapa de colaboración con su hermano Pedro Serra. El estilo de Serra se identifica por las figuras menudas, de simetría bilateral, de cierta esquematización en los rasgos fisonómicos, tratados al mismo tiempo con dulzura;
ojos rasgados con exagerada distancia entre el lóbulo y la ceja, la nariz regular y la boca pequeña con esquema muy peculiar en la forma de labios y orejas. No permaneció mucho tiempo el retablo en su ubicación originaria, ya que a mediados del siglo XVI, con ocasión de unas obras de restauración que se realizaron en el monasterio, se retiró de su emplazamiento definitivo, colocándose otro en su lugar.

Cuando se adquirió el retablo por el museo en los años veinte, ya se encontraba incompleto, ocho tablas, faltando las que configuraban el banco, una tabla de la calle lateral izquierda del cuerpo del retablo, muy posiblemente la de la Epifanía, y las polseras o guardapolvos. El retablo tuvo tres calles, de tres pisos cada una, dedicadas a plasmar pasajes de la Vida de la Virgen María como colaboradora en la obra de la Redención, sobre un banco que pudo haber tenido como iconografía las escenas más sobresalientes de la Pasión de Cristo.

La última restauración de la obra realizada entre octubre de 2010 y septiembre de 2012, ha sido una intervención decisiva que ha devuelto a la obra todo su esplendor. Por ello se presenta de nuevo en las salas del museo, dando a conocer además cada fase de la delicada restauración, realizando una exposición didáctica que acercará al público estos procesos que nos devuelven el patrimonio tal y como fue concebido, sin huellas que enmascaran su belleza originaria.

 

Agenda

Share this