Agenda

Portada > Agenda > Relieve de Silvio Kossti. “Obra destacada del trimestre” en el Museo de Huesca

Relieve de Silvio Kossti. «Obra destacada del trimestre» en el Museo de Huesca

01
JUL08
30
SEP08

En la muestra colabora la Asociación de Amigos del Museo

Museos y centros

Enlaces relacionados


RELIEVE DE SILVIO KOSSTI


Autor: Ramón Acín Aquilué


Material: bronce


Cronología: hacia 1928-1929


Manuel Bescós Almudévar (Escanilla, Huesca, 1866 – Huesca,1928) escritor, gran lector, de excelente formación en humanidades clásicas. Poseyó grandes cualidades para el relato de humor y un estilo muy cuidado. Entre sus obras citamos la novela Las tardes del sanatorio (1909), La gran guerra (1917) y Epigramas (1920), obra en verso y prosa dedicada al bilbilitano Cayo Valerio Marcial.


Discípulo y amigo de Joaquín Costa, mantuvo con él larga correspondencia sobre temas de índole intelectual, artístico, social y político. En su honor tomó como seudónimo literario el nombre de Silvio Kossti.

Le unió también una gran amistad con el artista oscense Ramón Acín Aquilué. Éste le realizó varias caricaturas, retratos, bocetos de tipo escultórico y publicó varios artículos en El Diario de Huesca tras su fallecimiento (01-XII-1928) y en el primer aniversario de su muerte. El periódico zaragozano La Voz de Aragón (21-XII-1928) también se sumó a esta memoria dedicándole, en primera página, unas palabras ilustradas con unas fotografías suyas. Manuel Bescós le dedicó su Testamento espiritual, dirigido también a Manuel Marraco.


Posteriormente, en agosto de 1933, en un periódico zaragozano se publicaron COPLAS Y MÁS COPLAS / Los que faltan a estas fiestas, dedicadas por Mefisto a Félix Lafuente (1865-1927), Luis López Allué (1861-1928) y Silvio Kossti.


Hombre de empresa. Durante unos años ocupó la alcaldía oscense.





Obra escultórica de pequeño formato, muestra el retrato ¿ cabeza de perfil izquierdo ¿ de Silvio Kossti. El relieve acentúa los rasgos descriptivos de su fisonomía, especialmente la nariz aguileña y su larga barba. A excepción de las cuatro rectas que marcan el tenso cuello, resalta la línea curva y ondulante, de trazado paralelo para definir el pelo del cabello, cejas, bigote y barba. Un tratamiento más elemental de la forma y la figura que por aquellos años daba a sus creaciones a diferencia de otros retratos anteriores más realistas. Esa nueva concepción se venía trabajando ya en la escultura española, es el caso del escultor palentino Victorio Macho (1887-1966), y algunos artistas extranjeros.


El relieve se fundió en los Talleres Averly de Zaragoza, con destino a un monumento en el que ocuparía un lugar destacado, dedicado a Manuel Bescós; se proyectó erigir en la localidad oscense de Pompenillo aunque no llegó a término.


En 1988, se expuso en las ciudades de Huesca y Zaragoza al conmemorar el centenario del nacimiento de Ramón Acín.

Agenda

Share this