Agenda

Portada > Agenda > Ataifor de época musulmana. “Obra destacada del trimestre” en el Museo de Huesca

Ataifor de época musulmana. «Obra destacada del trimestre» en el Museo de Huesca

01
OCT08
31
DIC08

En la muestra colabora la Asociación de Amigos del Museo

Museos y centros

Enlaces relacionados


ATAIFOR


Procede de la excavación realizada en la c/ Cerler de Barbastro (antigua iglesia de San Juan)


Material: Cerámica


Cronología: Finales del siglo X ¿ primer tercio del siglo XI


La excavación donde apareció el presente ataifor responde a un actual solar de la C/ Cerler de Barbastro, si bien este ámbito conformó a partir de mediados del siglo X uno de los arrabales de la Barbastro musulmana, concretamente el situado al norte. Se sabe que este arrabal contaba con una mezquita, así como otros servicios como zona de mercado o un puente, aunque las estructuras de estos espacios no se han localizado todavía.


En la excavación se encontraron las estructuras pertenecientes a la comentada mezquita del arrabal y las de algunas viviendas adosadas a la misma. Tras la conquista cristiana de la ciudad, en 1064, la mezquita se transformó en iglesia parroquial, no obstante en el siglo XIV fue cedida a la orden militar de los Sanjuanistas, de ahí su advocación a San Juan. Ésta sufrió las leyes desamortizadoras de Mendizábal en el siglo XIX, desapareciendo en edificio.


La pieza que se presenta es un ataifor con decoración de animal interior. Se trata de una pieza de la que se conserva el 60%, lo que ha permitido la reconstrucción de su forma, aunque no del total de su decoración. Es un plato o cuenco de perfil de tendencia hemiesférica, borde ligeramente moldurado y pie anular desarrollado, clasificable dentro del tipo III de Roselló, con acabado exterior de vedrío melado. El interior presenta decoración zoomorfa en verde y manganeso sobre engalba blanca en la que se representa un cuadrúpedo de cuerpo grácil relleno de pequeños motivos oculados, patas largas y musculosas y cuerpo muy desarrollado con un collarino. Superpuesto al cuerpo y en su parte trasera aparece un trazo alargado que sin duda debe pertenecer a la cola. El animal aparece ocupando el centro del vaso, rodeándose de motivos florales con cuatro lóbulos muy esquemáticos que llegan hasta el borde interior.


En cuanto a los paralelos de la pieza, son casi inexistentes en la provincia de Huesca, muy posiblemente al estar la mayor parte de las excavaciones realizadas en contextos islámicos prácticamente inéditas. No obstante, este tipo de ataifores son piezas de gran riqueza y poco frecuentes en el ajuar doméstico de la Marca Superior. Hasta la fecha, sólo se conocen dos fragmentos en la provincia de Huesca similares a este ataifor. Uno correspondiente a la excavación de un silo islámico en la plaza Santo Domingo de Monzón, tratándose de un fondo de ataifor con decoración similar de cuadrúpedo en verde y manganeso; y el otro fragmento recuperado en el solar del Temple de Huesca, donde en este caso se representa a un ave.


Para algunos estudiosos, toda la decoración zoomorfa en verde y manganeso surge de la cerámica califal de Madinat al-Zahra y Madinat Ilbira, desde mediados del siglo X hasta finales del siglo XI, a pesar de la escasez de hallazgos con buenos contextos estratigráficos.


A la vista de la fisonomía general del cuadrúpedo y de los paralelos en decoraciones similares de al-Andalus, se trata de un felino que, por la longitud de la cola y la decoración oculada del cuerpo bien podría identificarse con un leopardo, pero dada la ausencia de representaciones de estos animales, es más probable que se trate de un león.


En la tradición decorativa cordobesa califal de este tipo, con orígenes en el arte sasánida, la característica del relleno de ovas en los cuerpos de los felinos debe tratarse como una representación convencional y no como un signo realista distintivo de la especie animal. Igualmente el collarino que aparece rodeando el cuello de los leones debe interpretarse como una evocación a la pertenencia real de estos animales. Para otros autores la representación de un león es un símbolo recurrente de valor y poder, y de ahí su representación en los más variados soportes en todo al-Andalus.

Agenda

Share this